Federico Schenone Madueño

Inicio Viajes 1 Viajes 2

Algunos Viajes Memorables (Segunda Parte)

Los años pasaban y trabajando en la industria del turismo se dan algunas oportunidades.

"Vida de Champagne, con sueldo de cerveza". Lo importante es ser felices.

USA 2000

Octubre del 2000. Decidí viajar a USA.

Esta vez iría solo.

Volé en los nuevos 777 de American Airlines  y debo decir que están bastante buenos. 

Pantallas de televisión individuales y un par de juguetes electrónicos interesantes. 

Al arribar en Miami alquilé un auto de Hertz y me fui hasta la casa de Evangelina Irigoyen, una amiga mia (una de las mujeres mas hermosas que conozco, y que siempre rechaza mis propuestas de matrimonio jeje) que está viviendo allí.

Me quedé seis días en esa ciudad, recorriendo playas de topless, nudistas, comunes, haciendo algunas compras, perdiéndome en las autopistas, pasando horas en los inmensos shopings, viajando a Disney...

Era divertido estar con Vangy. Me sentía el marido bacán que llevaba a trabajar a la oficina a la mujer y después me iba de paseo, hasta la noche en que la pasaba a buscar y la llevaba a casa nuevamente. Salíamos a comer, conocí algunas amigas y amigos de ella y la pasábamos muy bien.

Después me fui a San Francisco, donde vive David Ramirez, un amigo de mio y de mi familia. El se portó realmente bien conmigo. Me fue a buscar al aeropuerto y me mostró la ciudad de las colinas. 

Me invitó a almorzar al restaurant más antiguo de la ciudad y me mostró los lugares esenciales de esa fascinante ciudad.

Me alojé en el hostel de Fisherman´s Warf cerca del puerto.

Es una ciudad para estar al menos una semana, pero yo sólo tenía dos días allí. Pude tomar un ferry que recorre la Bahía, pasando por la tristemente célebre prisión de Alcatraz y por debajo del espectacular puente Golden Gate.

En la mañana siguiente bien temprano me pasó a buscar David (el vive a dos horas de viaje de San Francisco, y estuvo en el hotel a las 8. Así que es fácil imaginar a qué hora se levantó), y me mostró los puntos panorámicos de la ciudad. 

Descendimos en el auto por la calle que má zig zags tiene en el mundo, fuimos a desayunar huevo con panceta y café (él me admitió que le gusta más el café de Buenos Aires :-) ), en su bar preferido... con grandes ventanales que dan al Pacífico.

En la noche fui a la calle "Castro" que es la calle gay más famosa del mundo. Pensé que me encontraría con "locas" por todos lados, e imaginé un desfile de personajes raros. La verdad es que nada que ver, ya que son pequeños bares uno al lado del otro con gente tranquila y normal. 

En la mañana casi pierdo el avión por quedarme dormido, y tuve que pagar 50 dólares a un taxi que me llevó hasta el aeropuerto. Llegué diez minutos antes del despegue, pero todo bien (el vuelo salió una hora atrasado).

Volé a New York. LA ciudad de nuestra Aldea Global.

Con el chofer del shuttle que me llevaba hasta el hostel, nos pusimos a charlar de trabajo y sueldos. Le comenté que trabajaba en una de las mejores agencias de viajes de Argentina, y que yo era profesional universitario. Me preguntó por mi sueldo y al escucharme, me dijo... 

"Esa cantidad de dinero es a la semana, no?" Casi me muero, ya que mi sueldo es mensual. Y me di cuenta de entrada que en el primer mundo las nociones del dinero son otras.

New York es caro. O sea.. apenas más caro que Buenos Aires, pero la gente tiene el cuádruple de ingresos. Todavía no sé como vivimos en Argentina...jeje

Bueno... recomiendo llevar la guía de Horacio de Dios. Es excepcional. Cada consejo que brinda este periodista argentino es tal cual.

Por ejemplo, recomienda tomar unn ferry que es gratuito y que pasa por al lado de la Estatua de la Libertad, en vez de pagar 40 dólares por el ferry que llega hasta la isla de la estatua.

Subir al Empire State, las Torres Gemelas, caminar y perderse por el multicolor Central Park, es algo único. 

Hacer compras allí es ideal, porque incluso es más barato en ropa de marca por ejemplo que en Miami.

Llegar de noche a la calle Broadway, deslumbrarse con los colores de las pantallas gigantes de televisión, los musicales (aunque no fui a ver ninguno porque no me atraen demasiado).

Caminar por el Soho, ir al MOMA (Modern Museum of Art), al museo de Ciencias naturales... es vastísima la actividad de lo que allí se puede hacer.

En el subterráneo conocí una argentina que vivía en NYC. Era bastante linda e independiente, cosa que me gustó. Esa misma noche me llevó a conocer un pub. 

Al llegar... eran todas mujeres... algunas estaban muy, muy buenas... pero las conclusiones son obvias. Si no lo entendés... volvé a nacer. :-9

Desde allí regresé a casa.

Si estás pensando en viajar allí, escribime un mail.

Atlanta ´01

Invitado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos visitamos junto a académicos, periodistas y políticos en Instituto Hemisférico de Cooperación para las Américas en Fort Benning, Columbus, Georgia.

Fue una experiencia muy interesante donde percibimos un gran espíritu de colaboración entre civiles y fuerzas armadas del hemisferio, y nos interesamos por los grados de apertura alcanzados por el instituto.

En cuanto al viaje, conocimos la casa del fundador de Coca Cola (parece que el pobre murió en la pobreza extrema mientras que su abogado se hizo muy rico). También visitamos la ciudad que tiene sectores históricos con casa habitadas actualmente preservadas de forma excelente, y un Museo Naval de la Guerra Civil, realmente espectacular.

En Atlanta, recorrimos el Museo de la Coca Cola, sectores donde se filmó "Lo que el viento se llevó", y una visita sumamente interesante al Parlamento.

El viaje fue posterior al ataque terrorista a las Twin Towers por lo que las medidas de seguridad fueron extremas, pero razonables. El vuelo fue realizado por DELTA y fue muy bueno.

Si querés más datos escribime un mail.

Europa 01 - 02

En diciembre de 2001 partí a Europa durante dos meses. 

Partí con la companía VARIG que tiene un buen servicio a bordo. Quizás la única queja sería la relacionada con los canales de audio, que deberían ampliar la oferta. Por otra parte hubo un excelente audiovisual para hacer ejercicio a bordo y en el asiento a fin de permitir relajar músculos y mejorar la circulación sanguinea.

El primer destino fue Paris, donde la pasé realmente bien. Fue un placer caminar las frías calles parisinas. Conocí miembros de Virtual Tourist y a Alex, que trabaja para los trenes europeos.

Luego pasé Navidad con Ketty, Mario, Nicolle y Daniel Ronzanni en Zurich. Me recibieron de forma espectacular como en 1995. De hecho, yo arribé a las 06.30 hs. y Ketty me estaba esperando en la estación de tren :-)

Partí rumbo a Hamburgo, ciudad donde están las mujeres más lindas...Por otra parte, despertó mi curiosidad una pequeña calle peatonal... exclusiva para mayores de 18 años... je También visité el campo de concentración de NEUEVILLE, a pocos kms. de Hamburgo. Fue una experiencia impresionante... nevaba mucho, hacia frío... Una pareja de adolescentes alemanes me hicieron de traductores (la mayoría de los carteles estaba en alemán) y me cantaron canciones que cantaban los prisioneros. Hay monumentos de distintas comunidades de ciudades, organizaciones homosexuales, de derechos humanos, etc. en homenaje a las víctimas de esa locura criminal nazi. En el museo de la ciudad de Hamburgo hay una buena exposición sobre este tema.

Visité Lubek, una hermosa ciudad del siglo XII con edificios perfectamente conservados.

De allí fui a Copenhaggen en un hermoso viaje en tren y barco.

La ciudad, es bellísima al igual que su gente. Hay mucha alegría y me sorprendió encontrar un gran número de ancianos. Es complicado caminar por las calles porque suelen estar muy nevadas. Tienen una peatonal antigua y angosta pero que es muy linda. No pude entrar a los Jardines Tivoli porque sólo abren en verano.

De allí tomé el tren a Stockholm y combiné con un barco desde allí a Turku, Finlandia. 

LLegué de madrugada, y esperé unas horas el tren a Helsinki. Una ciudad linda, con edificios imponentes. Poca gente habla inglés y como siempre hay de todo, personas que te ayudan y otras que no. 

Me sorprendió que los chicos juegan en plazas donde hay tumbas... es una relación muy particular con la muerte.

También visité una isla fortaleza que está a sólo 15 min. de barco (navegando por aguas congeladas, rompiendo el hielo). Fue utilizada como fortaleza durante 250 años. Hoy en día tiene una pequeña guarnición militar pero es una isla-museo. Comprando el ticket de bus para turistas el pasaje del barco así como la entrada a la isla son gratuitos.

Regresé a Stockholm y allí me hice nuevos amigos. Conocí a Esaú y Zuriñe (España) y a Vittorio (Italia). También tomamos unas cervezas con Johanes (Suecia) que nos presentó unas amigas de él suecas (que finalmente nos dejaron para irse con dos africanos, jeje). También un argentino residente allí (amigo de un amigo del Tiago) Estanislao, se portó 10 puntos y me llevó por caminos y lugares a los que solo no hubiera conocido jamás.

Estocolmo es una ciudad H E R M O S A , y espectacular sin duda. 

 De allí tomé el tren a Oslo, pero al llegar como todavia tenia un dia de utilizacion de mi pase de tren, fui a hasta Bergen, la ciudad al Oeste desde donde parten los cruceros a los fiordos noruegos. Es una ciudad de pescadores (globalización mediante ya no demasiados). 

Tiene un cablecarril para trepar al tope de un cerro (500 mts aprox) y se puede descender caminando teniendo vistas muy lindas.

De regreso a Oslo, no encontraba alojamiento... la estación de tren cierra a la 01.30 desalojando a todas las personas. No hay boliches que abran más allá de las 02.30 hs. Y cuatro horas en la calle en pleno invierno no se lo deseo a nadie. 

Finalemente conseguí un alojamiento de Youth Hostels algo alejado del centro (bah, 15 min. en tranvia No. 1).

Es una bonita ciudad, y lo que más me cautivó fue la visita que hice al Vegeland Park durante la noche. Hay más de 200 esculturas en un aprque abierto las 24 hs. Lo extraño de estas esculturas es que son un canto a la reflexión sobre la vida humana. La más conocida es "El niño que llora"

De Oslo, tren nuevamente a Conhaggen, para  tomar otro a Hamburgo. Hice noche alli (había estado como una semana en Hamburgo y me la conocía a la perfección...) Me di una vuelta por la zona de los boliches pero sin consumir... ya habiamos tenido la devaluación en Argentina.

Al día siguiente tomé el tren a Berlin. Es una ciudad reconstruida en un 99%. Y ciertamente no me agradó demasiado. Interesante para ver: el Muro, el check point Charly.

En la Habitación del hotel, tuve un incidente a trompadas con un inglés, y terminamos con la policía investigándonos. Finalemte, quedó todo en la nada, pero me hice hacer un chequeo en el sanatorio que me dió perfecto. Alli se portaron muy bien la gente de Assist Card (oficina en Madrid) que me brindaron una correctisima asistencia y contrataron el sanatorio que estaba junto a mi hotel.

De Berlín tren a Praga. El alojamiento era impresentable... jejejeje el olor a porro no se aguantaba y era un dormitorio para 20 personas, hombres y mujeres. Cada cual con sus olores... y adicciones... :-)

En Praga caminé con dos argentinos de religión judía que me enseñaron muchos aspectos de su religión que yo desconocía. Esto en Praga es particularmente interesante porque la comunidad judía tiene grandes lugares históricos.

La ciudad en sí es única. No fue bombardeada en las guerras mundiales y tiene intactos edificios de siglo XII en adelante. Poca gente habla inglés (salvo en lugares muy turísticos) Es una ciudad muy barata (en dólares).

De allí tren a Bratislava, capital de Eslovaquia. Le tenía algo de miedo porque Menchu (un amigo del liceo) había estado preso allí.

La ciudad es pequeña, pero MUY bien cuidada... muy bonita. Y la gente... ah.. sencillamente espectacular. Fue la ciudad -junto con Paris- en que hice más amigos durante el Viaje: Barbara, Ian, Peter, Lucia y Lubos. Alli tuve una de las historias de amor mas intensas de mi vida. Me fui llorando.

Recomiendo entablar conversaciones con la gente joven del lugar (adultos o mayores no hablan inglés, sólo eslovaco o alemán). Visitar el Castillo (símbolo de la ciudad) que hoy en día es un museo.

Desde Bratislava viajé a Budapest. Caminé como un loco bajo la lluvia para conseguir un hotel en Buda. Finalmente me alojé en el "yellow submarine" por poco dinero. durmiendo sobre un colchón medio piojoso y sin sabanas (yo había dejado mis cosas en Bratislava). Esa noche me encontre con Slaboclz de Virtual Tourist y nos fuimos a tomar una cerveza a un pub que parecía una selva. Muy bueno!!!.

Al día siguiente tomé un city tour que nos llevó a Buda y Pest, y conocí la bonita capital europea. La parte nueva (mitad del siglo XX) no me agradó demasiado por el poco mantenimiento de los edificios... que se ven los frentes sucios... pero en sí hermosa ciudad.

Regresé a Bratislava, hubo algo allí que me cautivó. Creo que fue el hecho de que no es demasiado turística la ciudad y sus habitantes son muy amistosos. Los precios son Excelentes... pude vivir como un "ser humano" y fue en la única ciudad donde comía comida real (abandonando momentáneamente las hamburguesas).

Muy triste dejé la ciudad (casi me quedo a vivir) y fui a Vienna. El Albergue para la juventud es bastante bonito. Allí me dijeron que Vienna era "la mejor ciudad para estar triste". Muy cierto.  Bastante caro todo allí. El segundo día tomé el city tour y a la noche siguiente un tren a Genova, Italia.

A poco de arribar conocí a Illaria y Andrea Schenone quienes me mostraron durante la tarde algunos puntos de la ciudad. Sin duda la mayor atracción es el Puerto.

Al día siguiente, fui a Lumarzo (pueblo en el que habria nacido mi abuelo). Me esperaba el papá de Illaria, don Andrea Schenone que se portó 11 puntos conmigo. Me llevó hasta la Comuna (municipalidad) para buscar la información del nacimiento de mi bisabuelo... y la encontraron.!!  Luego, me llevó con el párroco y también me mostró que tenían los datos del bautismo de 1869!! Para la hora del almuerzo conocía a Mirella Schenone (su mujer) y comimos en su casa. La pasé bárbaro. 

De Génova fui a Milán. Ahi conocí a dos argentinas....  que estaban MUY buenas... y que por cierto.... las tengo que llamar!!!! 

En Milán arreglé unas cosas con mi AMEX y por la noche me tomé el tren a Amsterdam.

En ese tren... atravesé muchísimas fronteras... y me enteraba porque en cada una subían 

guardas y policías para chequear la documentación. Me tenían bastante cansado. Repasando... policias en Italia, Suiza, Francia, Luxemburgo y finalmente en Bélgica.

Amsterdam como ciudad, muy muy linda. Los canales, los edificios... había posters de Máxima por todos lados (un par de días atrás había sido la boda)... pero me pareció muy triste los drogadictos que deambulaban por las calles pidiendo plata... parecían zombies. Además de la inseguridad... la cámara de fotos tuve que dejarla en el hotel luego de un rato sacando fotos... porque sentía que me la miraban con MUCHO cariño...

El siguiente destino fue Bruselas. Una ciudad no tan visitada pero que tiene una decoración en los edificios excelente. Realmente hay que visitarla.

Luego fui a Brujas... ahh... que ciudad bonita... perfectamente conservada desde el siglo XII. Sugiero tomar un city tour que salen desde la plaza central una vez por hora.

De Brujas (Brugge) fui a Luxemburgo. Otro lugar no tan visitado pero que es impresionante... Tiene unas vistas panorámicas excelentes. Me prometí que regresaría cruzar por uno de sus puentes...

Ya sin plata... regresé a Bruselas y pasé la noche allí esperando para viajar al día siguiente a Paris para tomar el avión de Varig de regreso a Buenos Aires.

El viaje más extenso que había hecho llegaba a su fin.

Fue una de las mejores... MEJORES experiencias de toda mi vida. 

Si querés más datos escribime un mail.

Brasil 03

Con mi novia (en ese momento) Ana Paula Solana, hicimos un viaje soñado a Brasil.

 Yo estaba totalmente enamorado de Ana, y ese viaje fue increible.

 Comenzamos volando con TAM a Rio de Janeiro, y estuvimos alojados en el JW Marriot (bien).  La verdad estando con ella caminando por Rio nos sentiamos algo insguros. Ademas estuvimos solo por Copacabana y es medio embole.

De Rio fuimos a Bahia. Tampoco nos convenció mucho. El Pelourinho bonito, pero nada... El Mercado que yo esperaba encontrar con pescados, frutas era en realidad una feria de productos berretas made in Taiwan.

Alli tomamos un catamaran a la isla Morro de Sao Paulo. INCREIBLE el lugar. Nos encantó. Alli no hay vehiculos, y el "taxi" era un chico con una carretilla para ayudarnos con las valijas. A él le preguntamos que pousada podia recomendarnos y nos llevo a una con una tarifa excelente y muy bonita. En el Morro hicimos excursiones en veleros para hacer snorkel y visitar islas vecinas. Un paraiso.

 Ana me venia diciendo que teniamos que ir a conocer un pueblito que nunca habia escuchado. Teniamos que volar desde Bahia  a Fortaleza y de alli tomar una 4x4 que nos llevara a JERICOACOARA. AL llegar me enamoré... IMPRESIONANTE el lugar, realmente de ensueño.

Hicimos excursiones en boogy, vimos lagunas de agua dulce...

 El tiempo paso, y sigo disfrutando de esos dias geniales en un lugar maravilloso con la que fue la mujer de mi vida. 

 

 

 

Rio, Arraial do Cabo, Cabo Frio y Buzios 08

Soy muy afortunado por encontrar personas increibles en la vida.

Con Pedro Lambertini ya habiamos hecho algunos viajes y esta vez fuimos a Rio. Alli alquilamos un auto (Thrifty) y encaramos a Buzios.

Buzios es un lugar muy bonito, parece una ciudad de un cuento. Restaurantes pequeños a cada paso y un clima super romantico.

Esos dias recorrimos varias de las playas cercanas que son para disfrutar una cada dia.

Luego fuimos a Cabo Frio y sus playas. Estuvo bien, pero no enloquecimos. 

Al llegar a Arraial do Cabo fue muy loco: Habia elecciones municipales y la ciudad era una fiesta. Cada candidato usaba un color y dio la casualidad que cerca de nuestro hotel estaba el candidato naranja en el cierre de campaña. Asi que con Pet nos pusimos ropa naranja y nos mezclamos con la gente. Era una fiesta realmente.

Si bien hicimos varios viajes juntos, este consolido mi relacion con Pet :-) 

Sint Martin, Anguilla y Miami 07

No conocia el Caribe, y por cortesia de The Leading Hotels of the World y American Airlines pude conocer estas islas espectaculares.

Nos alojamos en el hotel La Samanna en St.Marteen (se pueden usar ambas formas para nombrar la isla).

 Paraiso es poco... unas playas increibles, el agua genial. El alojamiento era en pequeños departamentos con salida individual a la playa. No se puede explicar eso...

Visitamos hoteles en Anguilla, otro lugar fascinante al que hay que dedicarle una semana !!!

 Para terminar, viajamos a Miami  y nos alojamos en el Mandarin Oriental... nahhh buenisimo !!