Federico Schenone Madueño

Inicio Viajes 1 Viajes 2

Algunos Viajes Memorables (Primera Parte)

Viajar es sin duda uno de los placeres que los seres humanos disfrutamos con mayor intensidad.

Al alejarse del hogar experimentamos una serie de sensaciones y emociones que nos despiertan el espíritu de aventura, de tener que arreglarnos por nosotros mismos, ciertos temores ante lo desconocido, asombro ante otras culturas, incredulidad al contemplar la belleza en la obra del Creador...

Ver monumentos, maravillas del arte, tratar de percibir el esfuerzo de muchos hombres que nos precedieron y que consiguieron -con inteligencia, esfuerzo y creatividad- realizar obras magníficas, majestuosas, delicadas o propias de titanes.

En muchos casos, las construcciones han tardado decenas, centenares de años. Sin embargo y a pesar de haber visitado algunos países realmente hermosos, en donde la mano del hombre ha inventado, nada se compara con la observación de los monumentos naturales.

La Argentina, sin la menor duda, posee uno de los patrimonios naturales más ricos y hermosos del mundo.

Desde las Cataratas del Iguazú con toda la exhuberancia de la Selva Misionera, hasta la Patagonia con sus Lagos, Bosques, Glaciares, la fauna... Es en la Naturaleza que nos extasiamos viendo resplandores del rostro de Dios. Sin ser demasiado practicante de la religión, es imposible abstraerse de esos pensamientos.

Durante años vacacioné por la Costa Atlántica y el interior del país, pero vamos a considerar mis viajes junto a mis amigos o en forma individual a otros destinos.

Entre los viajes que más experiencias me han dejado, no puedo olvidar:

Cataratas ´91


En Noviembre de 1991 viajamos con el Liceo Militar General San Martín a la provincia de Misiones para realizar ejercicios militares.

Yo estaba terminando mi quinto y último año de instrucción y estaba a cargo de un grupo de cadetes de 3er. curso. Con ellos convivimos durante diez días en medio del monte misionero. 

Por supuesto que teníamos la grata compañía de víboras, mosquitos, y cuanta alimaña hubiera dando vueltas.

En realidad viajamos ciento treinta cadetes de tercero y dieciséis de quinto curso, junto a cuatro oficiales.

En el monte la pasamos bárbaro... tiramos con fusiles, ametralladoras, morteros, casi le prendemos fuego a un cobertizo de herramientas... :-)

Lo mejor fue ir a las Cataratas cuando terminamos las maniobras.

Allí vimos esas enormes caídas de agua, con un gran caudal. El medio ambiente natural es único. Aves de todos los colores y plumajes, pumas, decenas de animales en libertad.

Y poder caminar por las pasarelas que atraviesan ese río marrón, sentir el agua que sube vaporizada, ver los arco iris que se forman allí...

Las Cataratas del Iguazú son Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO. Sin embargo, al día de hoy corren el riesgo de perder ese status por culpa del gobierno del Brasil que autoriza los vuelos de helicópteros sobre la zona. Estos vuelos contaminan de una forma terrible el medio ambiente, de forma sonora, visual, y por los gases que emanan producto de la combustión de los motores. Por si fuera poco, asustan a los animales, 
ahuyentan las aves.

Estoy pensando en realizar una campaña para solicitarle al gobierno de Brasil que les niegue la autorización a realizar vuelos a las inescrupulosas empresas que realizan esos vuelos, junto a sanciones a las empresas de viajes que comercialicen esos vuelos.

Si no las visitaste, no te podés perder las Cataratas del Iguazú. Están a sólo dos horas de vuelo de Buenos Aires. 

Todas las agencias de viajes comercializan esos paquetes de Turismo. Si estás pensando en viajar allí, escribime un mail.

Más información y fotos en www.turismo.gov.ar

Patagonia Argentina ´94

Incendio de Madryn con la Tragedia de los Bomberos

En Enero de 1994 decidimos con Jerónimo, mi mejor amigo, ir de mochileros a la Patagonia.

Como primer punto fuimos a la ciudad de Bariloche. Ambos conocíamos ese lindísimo lugar, pero que está muy cargado de turistas para nuestro gusto.

Desde Bariloche, nuestro siguiente punto fue Esquél pequeño y no muy bonito pueblo, pero que está a 50 kms. de un lugar espectacular: el Parque Nacional Los Alerces.

Ese Parque Nacional, con lagos como el Futalaufquen, Verde, Rivadavia, Esmeralda, Escondido...

Establecimos campamento a orillas del Futalaufquen. Desde allí visitamos el Sendero de Interpretación, El alero rocoso con pinturas rupestres de hace mas de 600 años pintadas por aborígenes, el Museo que está en la Intendencia del Parque e incluso nos recibió el mismísimo intendente del Parque, quien nos interiorizó de las características del lugar, así como sus necesidades, etc.

También tomamos una excursión lacustre que nos llevó hasta el "alerzal milenario", con árboles alerces de más de 50 mts. de altura y 2.500 años.

Después de quince días durmiendo en carpa en este Parque, decidimos cruzar el país y viajar a la Costa Atlántica, a la zona de Puerto Madryn.

Pasamos por Rawson, Gaiman (colonia de escoceces, donde preparan un riquísimo té galés, con tortas), y Trelew (Museo en el que hay huesos de dinosaurios).

Al aproximarnos a la ciudad de Madryn por la ruta vimos un gigantesco incendio de campo. Ya en Puerto Madryn nos ofrecimos como voluntarios para ir a combatir las llamas. 

Luego de presentar credenciales militares como oficial del Ejército Argentino (por ser subteniente de reserva, egresado del Liceo Militar General San Martin) fuimos aceptados, y nos integraron en patrullas de rescate ya que había veinticinco jóvenes bomberos que estaban desaparecidos.

Luego de una noche de patrullaje y habiendo dormido sólo un par de horas fuimos destinados nuevamente con Jerónimo y otros tres bomberos a continuar con la búsqueda.

Unas horas después detecté pisadas. Cincuenta metros delante Jerónimo encontró palas de los bomberos tiradas. A los setenta metros encontré totalmente chamuscado un casco de fibra de vidrio como los utilizados por los bomberos.

Desde allí, y a unos cien metros comenzamos a encontrar los cuerpos.

Tuvimos que internarnos en ese lugar para ir señalando a una avioneta los lugares donde encontrábamos los cuerpos.

Habían muerto los veinticinco bomberos: casi todos eran "cadetes"... el menor tenía 11 años de edad... el mayor tenía 23.

Fue la peor tragedia de bomberos en la historia de la Argentina. Incluso el Papa Juan Pablo II, junto a cientos de personas y bomberos de todo el mundo enviaron sus condolencias.

Con Jerónimo nos quedamos casi diez días allí, acompañando y colaborando con los bomberos sobrevivientes, que nos dieron claras muestras de afecto a pesar de su inmenso dolor.

Participamos en un programa de radio para desmentir que los bomberos habían utilizado a los "cadetes" como "carne de cañón", tal como injustamente lo titulaban los medios de prensa de Buenos Aires (recuerdo claramente un titular asi de Pagina 12).  

Los familiares de las víctimas también rápidamente nos hicieron conocer el amor y el agradecimiento que sentían por nosotros, y no hubo un sólo día que no tuviéramos que rechazar invitaciones a almorzar o cenar con ellos. La mayoría era gente muy humilde, que nos abrían las puertas de sus hogares y fundamentalmente sus corazones de una manera amplia y franca. No olvidaré un pollo al disco que nos hizo una familia que si bien no tenían víctimas entre sus familiares, se hicieron gentiles colaboradores del Cuartel.

En la sede de los bomberos, nos hicieron a Jerónimo y a mi una ceremonia en la cual nos otorgaban el "casquete" o "gorro" de Bombero Voluntario de Puerto Madryn, haciéndonos miembros de ese cuerpo. Tuvimos que pasar por la clásica "manteada" en donde nos pegaron y ensuciaron, rito de iniciación que normalmente ocurre en estos grupos. Fue realmente emocionante sentir que éramos parte de tan digno y heroico grupo de personas.

La última noche que estuvimos con ellos, les leímos una carta que les habíamos escrito desde el corazón. Finalizaba instándolos a ser todos valientes y orgullos bomberos voluntarios.

Fue increíble ver a hombres grandes, curtidos por la experiencia, por los horrores que les habrá tocado vivir realizando esas tareas, llorar a más no poder.

En la mañana, partía nuestro bus hacia Buenos Aires. Nos llevaron en autobomba, y haciendo sonar las sirenas. Fue una despedida grandiosa.

Lamentablemente, tengo entendido que al poco tiempo todos los jefes de los bomberos fueron echados injustamente.

A pesar de ello... un año después una noticia en los diarios me conmovió: Treinta nuevos jóvenes cadetes habían ingresado en el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Madryn.

Sin duda, ha sido una de las experiencias de vida más fuertes que he tenido y que más allá de eso me acercó muchísimo más a mi compañero de aventuras... Jero.
 
Antes de dejar Madryn, pudimos conocer Puerto Pirámide, Punta Tombo (miles de pinguinos, orcas), y la Península de Valdez (ballenas, elefantes marinos).

La fauna del lugar es impresionante y es lo más destacable en un contorno de mar que resulta fascinante.

Si conocés a los bomberos de Madryn o estás pensando en viajar allí, escribime un mail.

Más información y fotos en www.turismo.gov.ar

Europa ´95

En Enero de 1995 con Jerónimo, mi mejor amigo, optamos por abrir nuestras mentes y salir a ver el mundo.

Con poco dinero y en pocos meses, decidimos planear nuestro primer viaje a Europa.

El pasaje más barato lo conseguimos a través de la empresa rusa de aviación Aeroflot.

De entrada este viaje fue una aventura, porque al llegar a la escala en la Isla de Sal (Cabo Verde, Africa), pensamos que nos matábamos. Fue un aterrizaje horrible... el avión rebotaba de derecha a izquierda, se abrieron los compartimientos de equipaje sobre nuestras cabezas, los carritos de comida se soltaron y rodaban por los pasillos... Al descender del avión pensamos que habría un gran viento en la zona. Pero no... era un día perfecto en una isla muy linda, con el mar verde.

Cuando luego de otras diez horas de vuelo estábamos por aterrizar en Moscú, de noche, con la pista helada, pensamos que moriríamos. Se escuchaba a la gente rezar, y recuerdo que le dije a Jerónimo que estaba muy contento de haberlo conocido y de ser su amigo. Con un fuerte abrazo nos preparamos para lo peor... 

Gracias a Dios, el aterrizaje fue perfecto. Ni lo sentimos... Jamás supimos que habría pasado en la Isla de Sal.

Estuvimos dos días recorriendo Moscú. De alli, volamos a Franfurt y pudimos recorrer parte de la ciudad (el centro histórico), mientras esperábamos para hacer la conexión a nuestro siguiente destino: Londres.

Esa es una ciudad bellísima. Es realmente una de las ciudades más intrigantes, residenciales e imponentes que he visto. Espero que no se note demasiado mi amor por Londres :-)

Esta fue una de las ciudades donde Jero más se lució. El había estudiado en un colegio inglés y me iba contando la historia y anécdotas de cada palacio o museo que visitábamos.

Cruzamos el mar en un ferry y fuimos a París, ciudad que si bien es muy hermosa y monumental, los olores que encontramos allí realmente nos la hicieron detestar.

El Louvre, la torre Eiffel, el Arco del Triunfo, Les Invalides, los campos de Marte, Versalles... sin dejar pasar la mugre que había debajo de nuestras camas en el hospedaje (Three Ducks).

Luego de unos días tomamos el tren a Zurich. Allí unos familiares que viven allí nos mostraron la vida en ese lindísimo lugar y además nos hicieron conocer lo "oculto" de la ciudad. Mi prima y unos amigos de ella nos llevaron a una fiesta "ilegal". Era en el cuarto subsuelo de un edificio que parecía abandonado. Parecía una fiesta común, así que le pregunté que era lo "ilegal". Parece ser que en ese lugar vendían alcohol sin licencia, vendían drogas y por si fuera poco, el lugar era "usurpado". Allí comprendí que el fenómeno de la corrupción no era algo netamente argentino... sino que estaba en todos lados. Nadie me va a negar que las autoridades suizas no estaban enteradas de la existencia de este tipo de lugares... ya que los fines de semana iban jóvenes estudiantes y profesionales de todo Suiza e incluso de Italia.

Para no hacer quedar mal a mis primos, diré que también nos llevaron a un boliche normal que era en un viejo Teatro, pero que estaba preparado con todos los lujos y creaban atmósferas realmente románticas como para compartir con una linda y rubia suiza :-)

Después de conocer la vida nocturna de los suizos, fuimos a Venecia. Ver los canales, ingresar al Palacio Ducal, cruzar el puente de los suspiros (el último lugar desde donde los condenados a prisión verían la luz del sol y una vista de Venecia), ingresar a los calabozos, terriblemente húmedos y oscuros... Lo más lindo fue perdernos entre los puentes y callejones que cruzan esa fascinante ciudad. 

De allí fuimos a Florencia.

Luego de dejar las cosas en el hotel, salimos a caminar y en determinado momento vi que el rostro de Jerónimo se transfiguraba en una cara de placer total: No, no se había encontrado con una mina hermosa... Estábamos frente al campanario del Giotto y la Iglesia.

Al observar... yo tampoco lo podía creer. Esos mármoles en verde, blanco y rojo (medio rosados). Es sencillamente...  ESPECTACULAR. 

En ese momento entendí la fascinación de Jero por esa ciudad.

Contemplar el David, la Galería de los Oficios, la casa de Dante... el Palacio de los Médici.

Dejamos Florencia para ir a Roma, previo paso por Pisa.

Allí luego de sacarnos fotos en la torre inclinada, obviamente nos comimos una riquísima pizza. Por cierto.. en Pisa, al pasar por un almacén, vimos que vendían yerba argentina para mate.

En Roma nos alquilamos bicicletas y recorrimos así la ciudad. El Circo, decenas de miles de Iglesias, el Vaticano y la Capilla Sixtina. Podríamos haber estado meses allí maravillándonos con todas las obras de arte.

Tomamos el tren y fuimos a Niza y Mónaco. Ciudades muy lindas, y en Mónaco sobre todo... para donde uno mire es una postal marina. Cientos de barcos de súper lujo, el Palacio de Rainiero...

Después fuimos a Barcelona, donde nos fascinó el estilo de la Iglesia de la Sagrada Familia.

De allí fuimos a Madrid... vimos el Museo del Prado, donde hay obras de mis pintores predilectos: Velázquez y El Bosco.

Caminar por Madrid, era algo así como estar en casa... nos sentíamos realmente muy bien.
 
También visitamos la ciudad medieval de Toledo: el Alcázar, donde tropas franquistas resistieron con gran heroísmo el ataque impiadoso de los comunistas.

Y una verdadera maravilla: la Catedral. Para mi, es realmente una de las obras arquitectónicas religiosas más lindas de Europa.

Toledo es la historia viva.. con casas y calles iguales desde hace siglos... realmente hay que visitarla.

De allí regresamos a París, donde pudimos hacer una breve recorrida más y tomamos el vuelo a 
Moscú, y de allí a casa, en Buenos Aires.

 

Si estás pensando en viajar allí, escribime un mail.

Mar del Plata´96

Mar del Plata 96

Para Enero de 1996 me fuí a Mar del Plata, la Ciudad Feliz (re grasa queda, no?) con Vanesa, mi novia de aquél entonces (era mi primer viaje solos con una novia!!).

Para quienes no conocen "Mardel" como la llamamos afectuosamente los argentinos, puedo decir que es una ciudad muy importante en Argentina, que está en la Provincia de Buenos Aires y que tiene unas extensas y populosas playas. 

Comenzó siendo a principios del siglo XX uno de los lugares más exclusivos de veraneo para las clases altas de Buenos Aires, pero en la segunda mitad del siglo, y el auge de los sindicatos se popularizó a traves de centenares de hoteles muy baratos. Esto hizo de Mar del Plata "EL" destino de veraneo de millones de argentinos.

Con costumbres europeas, los argentinos todavía tenemos el concepto de una segunda casa o departamento en la costa. Es así que mi abuela posee un pequeño departamento muy bien ubicado.

Como con mi novia ese año no teníamos mucho dinero, fue la opción más lógica pedirle el departamento a mi abuela.

Lo bueno de esa ciudad es que siempre hay amigos allí. Así que me encontré con al menos diez de ellos con los que salíamos casi todas las noches.

Fue un mes de convivencia con Vane y me sorprendió lo bien que podíamos pasarla. Claro que después de casi un mes.. alguna que otra pelea hubo... je  pero todo bien.

Como recuerdo tengo el haber regresado de mis vacaciones más cansado que nunca ya que sólo dormíamos unas pocas horas diarias.

Aunque te imaginarás que como dice el dicho... "calavera no chilla". :-)

Más información y fotos en www.turismo.gov.ar

Italia ´99

Para octubre de 1999 Lufthansa  saca una súper promoción para vuelos a Italia. Nuevamente fue Jerónimo mi mejor amigo ya que se había recibido de abogado, después de mucho estudio y esfuerzos. Me pareció que se recontra merecía el viaje. Ejem... yo no le pagué el pasaje, pero le avisé de esta promo... jeje

El vuelo fue excelente, así como el servicio de abordo.

Hicimos escala en Frankfurt y tuvimos más tiempo para recorrer esa ciudad tan linda. Si bien la mayor parte de la ciudad es muy nueva (fue reconstruida después de la 2da. guerra mundial) tiene algunas partes históricas muy atractivas.

La plaza del centro histórico con típicas construcciones de la zona, con escudos en las paredes, balcones coloridos llenos de flores, la catedral gótica donde en la edad media se hacían las coronaciones de los emperadores, un lindísimo puente que cruza el río, una iglesia protestante bellísima desde el exterior...

El resto de la ciudad, muy limpia, con sex shops en cada esquina... :-)

Hicimos compras, almorzamos en una especie de fiambrería... una baguette que estaba espectacular..jeje

Regresamos al aeropuerto. Es enorme, uno de los que más tráfico aéreo tienen en el mundo. 

Sin embargo todo es muy claro y es difícil perderse.

Volamos a Milan. Allí nos alojaríamos por sólo una noche.

Caminamos por delante de la Catedral, que es enorme y lindísima.

Al haber pagado un pasaje aéreo más económico gracias a Lufthansa, teníamos más dinero para gastar y comimos en unos restaurants re chetos dentro de la galería Vittorio Emmanuel que tiene la particularidad de ser como una calle techada.

Comimos unas pastas con salsa de hongos y frutos de mar. Muy bueno!

Fuimos nuevamente a Florencia por un par de días más. 

Pudimos recorrer todo con mayor tranquilidad, lo cual es un placer.

Visitar lugares que antes no habíamos estado, sentarnos a tomar una taza enorme de ciocolatta con panna (chocolate caliente con medio kilo de crema de leche batida encima) junto a un tiramisú sentados en una elegante plaza frente al palacio de los Médici.

Hacer compras en el Puente Viejo (en realidad, Jero... le compró a su vieja, sus hermanas y novia unos anillos de oro con brillantes), pero como yo soy más tacaño sólo miré. :-)

Subimos al Campanario de Giotto (la otra vez no lo habíamos hecho), caminamos con un ritmo tranquilo...  salimos a probar distintos tipos de pizzas...

Como la vez anterior, volvimos a alojarnos en el económico pero bien ubicado hotel Bijou (re grasa el nombre) pero está a tres cuadras del Duomo y desde las habitaciones más altas se ven los techos colorados de la ciudad.

Partimos a Roma y nos alojamos en el Albergue para estudiantes de la red internacional de Hostels.  El lugar está alejado, pero te dan una cama en una habitación compartida por sólo 17 dólares.

Lo bueno que aprendimos es que era mucho más divertido que un hotel, porque podés hacer amigos y conocer gente de cualquier lugar del mundo.

Lo mejor fue que al entrar en la habitación me puse a charlar en inglés con un chico que estaba con nosotros. Le preguntamos por dónde había estado, que nos recomendaba visitar... 

Todo esto, hablando en inglés. Luego se me ocurrió preguntarle de que país era. Resulta que era argentino y que vivía a 3 cuadras de mi casa..je

En Roma nuevamente pasamos por el Vaticano... Es imposible no pasar por allí. Asistimos a una misa en inglés y es algo que a cualquier persona le da escalofríos. Estar frente a ese trono inmenso que es dónde se dice que se sentará Cristo cuando venga a juzgarnos.

Nuevamente fuimos al Coliseo, el Circo Máximo... ingresamos en las catacumbas donde los primeros cristianos hacían sus enterramientos y en dónde hacían sus reuniones...

El ambiente húmedo... la oscuridad... ponen la piel de gallina. Y de sólo pensar que allí enterraban a quienes arrojaban a los leones o que morían torturados por mantenerse fieles en la fé de Jesús... es como que un frío helado le recorre la espalda a uno.

Estas catacumbas recorren varios kilómetros de distancia bajo la tierra, pero sólo se visitan sólo un par de cientos de metros. En los sectores habilitados al público, no hay cadáveres o restos. Sólo están los nichos vacíos. Dicen que tuvieron que sacar los cuerpos de allí porque turistas inescrupulosos (y yo diría bastante enfermos) se robaban parte de los cadáveres.

Tuvimos tiempo para ciertas "distracciones" con un par de romanas, pero esas historias, ejem... no son para esta página. :-)

Regresamos a casa vía Frankfurt nuevamente.

 

Si estás pensando en viajar allí, escribime un mail.

España 2000

En mayo del 2000 Lufthansa (mi companía predilecta) saca otra promoción para vuelos a España. Siempre destaco la atención amena de las azafatas, que están constantemente alertas al más mínimo requerimiento o necesidad de los pasajeros.

Como hacía tiempo que tenía ganas de viajar con mi vieja le ofrecí que viniera conmigo.

Con mi vieja no podía ir de ratón como lo hago con Jero...  esta vez tenía que pagar hoteles aceptables, así que contraté un tour en Viajes Verger que la verdad se portaron y gracias a Silvia Cernadas de turismo internacional... me hicieron un buen descuento :-)

Otra vez aproveché para pedir una conexión que me diera tiempo para visitar la ciudad de Frankfurt. Me fascina...y eso que jamás pasé ni una noche allí.

Fuimos a un restaurant y pedimos un muestrario de comidas regionales. Fué bárbaro. 

En la Plaza había una feria de comidas típicas de otros páises, lo que le daba un marco muy colorido.

Fuimos a Madrid. Nos alojamos en el Crown Plaza, con una vista espectacular de la Plaza de España.

Luego de los city tours y visitas obligadas al Prado (conviene contratar un guía personal del museo), me encontré con un viejo amigo que vive en Madrid.

Andres (MODE) para los amigos, vive allí con su novia y es Director de operaciones de una empresa administradora de Archivos. Nos hicimos amigos a comienzos de los ´90 cuando los dos nos conectábamos a chatear en el BBS Los Pinos II. Para quienes no saben que es un BBS les diré que es un antecesor en nuestras pampas de lo que hoy es internet. Pagábamos a una empresa administradora del BBS una cuota mensual (equivalente a 50 dólares en aquél momento) y nos conectabamos a una red de computadoras. Podíamos bajar programas, chatear con otros usuarios en las "teleconferencias"... 

Hoy en día un modem normal para acceso telefónico utiliza velocidades que van desde los 28.800 a los 56.000 bps.  Cuando yo empecé a utilizar las comunicaciones electrónicas a principios de los ´90... mi modem era de... 2600 bps!!!!!!!!!!

Bueno... Mode y su novia me llevaron en auto a un pueblito que está a 200 kms de Madrid. Se llama Pedraza. No suele figurar en las guías comunes.  Es un lugar que se quedó en el tiempo (gracias a Dios) con calles estrechas, en piedra... es una ciudad amurallada.

Comimos un cordero excepcional acompañado por un vino tinto de la casa que era LA compañía de esa comida.

En ese pueblo, visitamos la cárcel que data del 1700 (está totalmente restaurada y hecha museo) y el castillo (es una visita muy buena para tener idea cómo se vivía allí).

De Madrid fuimos a Córdoba con sus barrios árabes... sus Iglesias hechas mexzquitas y lego católicas nuevamente... 

Luego fuimos a Granada donde La Alhambra y el Palacio del Generalife son sencillamente lugares de ensueño.

Fuentes, flores, mucho verde.... una explosión de sensaciones agradables para todos los sentidos. El perfume de las flores, el pacífico sonido del agua corriendo, la belleza estética para contemplar.

Allí conocí a una granadina en un chat. Resulta que ella estaba en el mismo cyber café que yo. Esa noche la pasamos muy muy bien. Me llevó en su moto a recorrer la ciudad por lugares donde yo nunca hubiera estado. Y luego.. bueno.. es otra historia. Ella tenía unos hermosos ojos verdes que me enloquecieron. No trabajaba, no estudiaba... ¿que hacía? Según sus palabras.. "Vivía la Vida". Espero poder regresar a Granada y verla de nuevo... realmente me apené cuando al llegar a casa me di cuenta que había perdido su e-mail. :-(

De Granada fuimos a Sevilla... Ah.. que ciudad tan linda. 

Pero lo más destacable... jejeje la gente. Los andaluces son tan tan especiales... por momentos tan creyentes... tan descontrolados... 

Me hice un par de amigos americanos que estaban estudiando allí y que me presentaron a sus amigas... algunas inglesas, otras españolas.. alguna sueca (de la cual me enamoré... pero no me contesta los mails!!!!!!!!!).

En fin.. Sevilla muy lindo... pero todos los días regresaba al hotel pasadas las 7 de la mañana y con algunas cervezas encima... asi que si quieren les puedo contar de las inglesas, las españolas, mis amigos americanos, o la sueca... pero nada más.

Regresando a Madrid pasamos por Toledo, y tuvimos un guía excelente. Un hombre de unos sesenta años muy elegante que se hacía llamar "el canciller". Era muy divertido el viejo. 

Cuando tenía que llamar al grupo para reunirnos, habíamos acordado que el nos diría que éramos el "grupo de la embajada". Cuando pegaba el grito diciendo eso, la gente de alrededor nos abría paso y miraban extrañados... jua! Lo gracioso además es que en ese grupo había gente de todas partes del mundo que no aparentaban ser ni siquiera "vecinos" de una embajada.... je

De Madrid regresamos a casa luego de 15 días.

Si estás pensando en viajar allí, escribime un mail.